Comparada con otras ciudades europeas, la historia de Bucharest, la capital rumana, es bastante corta, menos de 600 años de antigüedad. En estos siglos, Bucarest pasó por muchos momentos difíciles. Terremotos, inundaciones, fuegos, guerras, sitios, todo esto ha dañado severamente a la ciudad. Pero sin tales desastres, Bucarest no habría alcanzado su complejidad actual, la variedad de estilos arquitectónicos, los muchos edificios de diferentes etapas …

Bucarest, en principios del siglo 18La historia de la ciudad comenzó oficialmente en 1459, cuando Vlad Țepeș vivía en una fortaleza a la orilla del río Dâmbovița, en la Fortaleza de Bucarest. Por aquella época, Bucarest no era aún la capital de Wallachia, sino Târgoviște.

Al principio del siglo 16, Mircea Ciobanu, el gobernante de la Valaquia, construyó el palacio del gobernante, conocido hoy como la Antigua Corte Principesca. Durante esta época, también dos de las iglesias más antiguas de la ciudad fueron construidas, la Iglesia de San Antón y la Antigua Iglesia de San Jorge.

El Gran Mercado - por Preziosi
El Gran Mercado – por Preziosi

El mercado central de Bucharest fue mencionado primero en 1563 como el Gran Mercado. Estaba localizado al noreste de la Plaza de la Unión de hoy en día, cerca del río Dâmbovița.

En 1595, la capital fue ocupada por las tropas del Imperio Ottomano, por Sinán Bajá. El fortaleció la ciudad y transformó las iglesias en mezquitas. En el mismo año, los turcos fueron expulsados de Bucarest por Miguel el Bravo. Ellos dejaron la ciudad saqueada y quemada.

Bucarest en el siglo 17
Bucarest en el siglo 17

Comenzando con el reinado de Radu Șerban en 1601, Bucarest ha sido renovada y modernizada hasta 1640, cuando Târgoviște se convirtió de nuevo en capital de Valaquia. Aquí empezó un momento difícil para Bucarest, ya que la ciudad fue quemada primero, luego saqueada por tártaros y dejada con una terrible hambruna.

Tropas austriacas entran en Bucarest
Tropas austriacas entran en Bucarest

La capital de Wallachia volvió en 1659 a Bucarest. Bajo el reinado de Gregorio Ghica, la ciudad fue renovada y fuertemente desarrollada. En este periodo, la mayor parte de las posadas de Bucarest fueron construidas, pero tambien muchas iglesias y monasterios. En 1689, la ciudad fue saqueada por los austríacos.

En el siglo 18, una fuerte influencia oriental comenza a dominar Bucarest. La jerarquia en la sociedad de bucarest comenzó a basar en el modelo griego. Durante la guerra ruso-turca, Bucarest fue dos veces ocupada por las tropas rusas y entonces, durante dos años, por Austria.

La Revolución de 1821
La Revolución de 1821

En 1821 comenzó una revolución contra la dominación fanariota, después de que los turcos ocuparon Bucarest durante un año. Entonces, Bucarest fue ocupado por Rusia bajo el mando del general Pavel Kiseleff. Durante este periodo, Bucarest fue enormenmente organizado y modernizado, Para la memoria de Kiseleff, en Bucarest fue construida la Avenida de Kiseleff, la cual aun existe hoy. En el siglo 19, las influencias occidentales igualaron las influencias orientales del tiempo de los fanariotes.

La Revolución de 1848
La Revolución de 1848

Después de la Revolución de 1848, Bucarest fue ocupado por las tropas turcas. Entonces, tambien las tropas rusas entraron en la capital y empezó un doble control de la ciudad, el cual duró hasta 1851.

Adicionales sitios de los turcos, rusos y austríacos entre 1851 y 1859 dispusieron a la fundación de un fuerte desarrollo industrial y cultural. El norteamericano médico militar Oscar James Noyes escribió en 1854 sobre Bucarest: “Yo nunca he visto ausencia y lujo, belleza y fealdad, orgullo y pobreza puesto en tan llamativo contraste.”

El Parlamento Romano en 1862
El Parlamento Romano en 1862

En 1859, la Unión de los principados rumanos Valaquia y Moldavia tuvo lugar bajo Alexandru Ioan Cuza. En 1861, Bucarest fue declarado como la capital de los Principados Rumanos Unidos y un año más tarde, aquí abrió el primer parlamento del pais.

Entrada de Carlos I en Bucarest, 1866
Entrada de Carlos I en Bucarest, 1866

Entre 1881 y 1914, Carlos I de Hohenzollern-Sigmaringen fue rey de Rumanía. Durante este tiempo, Bucarest experimentó un espectacular desarrollo, aprovechando más y más las ciudades del Oeste de Europa. Porque la arquitectura y el lujo similar a París, Bucarest también recibió el apodo de Pequeño París.

Bucarest en el período de entreguerras
Bucarest en el período de entreguerras

El mayor y también último florecimiento administrativo y cultural de Bucarest ocurrió durante el período de entreguerras. En este período se construyó mucho en diferentes estilos, especialmente en el centro, mientras que las periferias permanecieron en condiciones rurales. Por primera vez aparecieron modernos modos de transporte, teatros y cines, bibliotecas, modernos hoteles, ai como lujosos restaurantes. Además, muchos proyectos de sistematización urbano tuvieron lugar.

En 1940, Bucarest fue golpeada por un terremoto con una magnitud de 7,4 grados en la escala de Richter y en 1944, la ciudad sufrió una serie de bombardeos del lado de los aliados.

Casa de la Chispa (1957)
Casa de la Chispa (1957)

Después de la Segunda Guerra Mundial, un régimen comunista sobre el modelo de la Unión Soviética se instaló en Rumanía. Primeramente, hasta 1965 (durante el gobierno de Gheorghe Gheorghiu-Dej), la situación de la ciudad no ha sido seriamente afectada. Desde el punto de vista de la arquitectura, ha sido intentado este tiempopara de armonizar y modernizar la arquitectura moderna con los viejos edificios. Por tanto, las demoliciones fueron relativamente raros.

La Iglesia Blanca de los Pañeros durante la demolición
La Iglesia Blanca de los Pañeros durante la demolición

La total decadencia de Bucarest tuvo lugar durante el gobierno de Nicolae Ceaușescu como dictador de Rumanía. Después del terremoto de 1977, el cual ha dañado con fuerza muchos edificios de la capital, comenzó la realización de proyectos megalómanos, los cuales requerían de la demolición total de algunos barrios, ambos al borde y centro de la ciudad. Durante este tiempo, muchos edificios religiosos fueron voladas, incluyendo el Monasterio Văcărești (el monasterio más grande monasterio en el sudeste de Europa), el Monasterio Mihai Vodă y la mayoría de las sinagogas de la ciudad. Otras iglesis fueron ocultadas entre nuevos edificios prefabricados.

Aún después de la caída del comunismo en 1989, el deterioro de Bucarest no ha parado. Muchos monumentos historicos estan en peligro de desplomarsen. En 2012, el Pueblo Viejo de Bucarest abrio como una zona peatonal, en esta ocasión, una serie de renovaciones de edificios antiguos comenzaron, las cuales aún estan ocurriendo hoy en día.